martes, 24 de julio de 2012

"Ampliacion del campo de batalla" de Michel Houellebecq (LIBRO)


"Me doy cuenta de que fumo cada vez mas; debo rondar los cuatro paquetes al dia. Fumar cigarrilos se ha convertido en la unica parte de verdadera libertad en mi existencia. La unica accion con la que me comprometo plenamente, con todo mi ser. Mi unico proyecto."

****


A pasado algo realmente malo pues la lectura de este libro no me a sorprendido en su totalidad (no lo que yo esperaba) y eso se debe a tres factores: primero por la expectación alrededor de este autor y tras varios años de querer leer su obra, digo que no me a sorprendido del modo que yo esperaba,  un mismo sentimiento cuando leí a Camus, faulkner, Sabato, Onetti  hace tanto tiempo ya, pero Houellebecq no me pudo producir ese sentimiento de sorpresa total, no es que sea mala la novela, entiendo que esta novela fue escrita en 1994 y yo la acabo de leer hace un par de horas en el 2012.  Han pasado 18 años ya: y el mundo a cambiado,  el segundo factor por el cual no me a sorprendido la novela (y creo que es el mas importante) es la desinformacion o la mala información de la contraportada (si , lose, la contra portada no es mas que una tontería en algunos libros)  nos dice acerca del libro la contra portada "Es un antiheroe que ha dejado de luchar..." y  tras leer toda la novela en una tarde descubri o llegue a la conclusion de que el personaje no es el anti héroe que propone la contra portada o el heroe que propone el autor en un fragmento del libro: “Las páginas que siguen constituyen una novela: es decir, una sucesión de anécdotas de las que yo soy el héroe. esta elección autobiográfica no lo es en realidad: sea como sea, no tengo otra salida. Si no escribo lo que he visto sufriría igual; y quizas un poco mas. un poco solamente, insisto en eso." es mas bien un hombre que a llegado a la madurez  entre la ruina, la frustracion y la desesperanza,  tras no superar la ruptura con su ultima pareja sentimental (Veronique) y que esto a llevado a un periodo de castidad que no pretende parar, entonces este personaje no es el heroe o antiheroe que propone la contraportada de este libro, el personaje principal no es mas que un ser humano y ahi entra la virtud de este libro (si acaso hubieran omitido ese superantiheroismo) Michel Houllebecq nos presenta los pensamientos de una persona que se da cuenta de lo siguiente "Finalmente observo que me siento distinto a los demás, sin por ello poder precisar la naturaleza de esta diferencia" cansado de la vida moderna (moderna en aquel entonces, puesto que yo la leo en el 2012) de lo que se a convertido la vida si no meros sistemas de clases sociales, un elogio a la programasen estructurada, es asi como nuestro personaje hastiado del mundo y de quienes lo habitan, el personaje principal presenta su manera de ver la vida en el pasado por medio de ensayos y en el presente con ayuda de la patética vida de su companero de trabajo Raphael... entonces este ingeniero informatico de 30 años nos presenta su descontento con el mundo  pero nunca nos da la manera de como arreglarlo, aqui entra el porque digo que no debería estar escrito la palabra antiheroe en la contraportada, el personaje nunca propone salvar el mundo que odia tanto, incluso el odio es hacia si mismo sin darse cuenta, la averracion, el asco que siente hacia la sociedad divida en el la clasificacion notoria de nuestros tiempos: economía y sexualidad, Houellebcq propone sus ideas acerca de la sociedad de manera que no le importa lo que diran, destruye sin menor reparo los dos movimientos importantes en los ultimos tiempos: la libertad de la mujer y el psicoanálisis... el personaje principal de esta novela detesta lo que se a convertido y a hecho el ser humano y lo expresa de esta manera: "No me gusta este mundo. Definitivamente no me gusta. la sociedad en la que vivo me disgusta; la publicidad me asquea. la informacion me hace vomitar"  tras el paso por la ciudad el campo, un hospital, viajes en tren,una casa de reposo, un paseo que termina mal por la playa y una ciudad que detesta este ingeniero descubre: "siento la piel como una frontera y el mundo exterior como un aplastamiento. La sensacion de separación es total; desde ahora estoy prisionero en mi mismo. no habrá fusión sublime; he fallado el blanco de la vida."  Michel Houllebecq nos presnta la vida como un campo de batalla y es necesario tomar un bando en esta batalla, si no seras un perdedor, odiaras la batalla deseando que en cualquier momento te atreviese una bala perdida...  
       

No estoy diciendo que esta obra es mala al contraio, el libro es bueno,  mi problema aqui es que no me a sorprendido tanto como esperaba que fuera, pero recomiendo su lectura, me a gustado pero no me a sorprendido, Ampliación del campo de batalla es una lectura necesaria si se quiere entender un poco mas al hombre moderno rodeado de tecnología, Houellebecq también nos muestra el otro lado de Francia no todo es amor, fotografías bajo la torre, y fuentes, también se tiene a ese rincón que toda ciudad y que todo ciudadano detesta de su propia ciudad... 

Junto con este libro he comprado "Las particulas elementales" del mismo autor y que sera mi proximo libro a leer, que propone aun mejor Houellebecq y sus ideas, pero no elevo mis expectativas para que no suceda lo mismo que con "Ampliacion del campo de batalla" 

Ahh!! si lo olvidaba el tercer factor de por que no me sorprendió esta novela es debido a que acabo de leer la obra entera, cronologicamene (los 4 libros) de Huber Selby Jr. y eh quedado mas que sorprendido he quedado emocionado de la literatura del gran maestro Selby pero ya pronto les hablare de esos libros....

¿Qué es el amor?... (FRAGMENTOS XXXVI...)



¿Qué es el amor? En primer lugar es la pérdida del peso, luego la sensación ligera, segura, de un vuelo directo; es el tormento que lo invade y cubre todo como una cúpula gigantesca; es detestar las separaciones; es un estrecho sobre cerrado, es una angustia infinita junto a una generosidad ilimitada; es la velocidad incalculable de un bólido y la inmovilidad de un muerto; la fijeza, la desesperación, la duda, la decadencia, la alegría extrema, sin lindes, la alegría que te hiere y te clava en tu sitio, alegría inmensa. Fe sin verificación, admiración vivificante. Es fuerza inagotable, fuerza incansable, fuerza en bloque; es la ternura de una piel suave, es la voluntad del diamante, el deseo del hierro noble, grave, rudo, hierro lavado de sangre caliente, de sangre clara y rápida, pura como un torrente cargado de piedras lavadas y alimentado de agua de las cimas nivosas. Es el dolor de lo incomparable, es el dolor de la división, la desesperación del paso del tiempo, la conciencia amarga de la imposibilidad de fijar la instantaneidad suprema. Es la plenitud del reposo, la negación del deber. Es el deseo insaciable de abrumar con dones mágicos, es un lecho llano, elástico, a la sombra del gran árbol que se inclina sobre ti; es la pequeña luna luminosa que lo promete todo. Y, en fin, es el cielo, que abre sus grandes brazos para cubrirte con su profundo azul, bañándote con su azul consolador, su envolvente azul, que permite que hasta un herido de muerte respire

Gala Dali // Libro: La vida secreta

miércoles, 18 de julio de 2012

1 CUENTO: “Aquí debe culparse a alguien!”


“Aquí debe culparse a alguien!”
El frio complica siempre las cosas, en verano
 se esta tan cerca del mundo, tan piel contra piel’
Julio Cortázar –No se culpe a nadie-


Era verano y leía un libro, el ventilador iba y venía de un lado a otro, con ese ruido sobre sí mismo, las tres o cuatro de la tarde y  sentía la ropa pegada a la piel, el verano o mejor dicho el calor complican o mejor dicho lo arruina todo. Ya iba a iniciar el segundo cuento y leyó el titulo, parpadeo varias veces por el calor que sentía, volvió a leer el titulo del cuento y se llevo la mano izquierda para frotarse los ojos, paso la mano por debajo de los lentes, de reojo vio como iba y venía el abanico, volvió a leer el titulo y luego lee la primera frase “el frio lo complica siempre todo” y vuelve a leerla “el frio complica siempre las cosas” se recarga en el respaldo de la silla, estira los pies y se acerca con ambas manos la novela a cierta distancia que le parece adecuada, con la mano derecha jalonea su camisa para despegarla de la piel y continua leyendo “sin ganas silban un tango” no le gusta cómo suena en su mente y vuelve a leer “sin ganas silba un tango…” vuelve a trabarse “y empieza a ponerse lo delante, delante del espejo” se acomoda en la silla y vuelve a la lectura “pero le cuesta el hacer pasar el brazo… no es fácil…pero le cuesta hacer pasar el brazo”  “poco a poco va avanzando hasta que… poco a poco va avanzando la mano hasta que” se siente incomodo no ha pasado la primera hoja y siente que se le complica la manera que está escrito el cuento, o es el calor, lo adjudica al calor, se vuelve acomodar en la silla y continua leyendo “de un tirón se arranca la manga del pulóver y se mira  a la mano como si fuese suya, pero ahora que está afuera del pulóver se ve que es su mano de siempre…” algo no parece estar bien, examine el texto observa cada palabra a omitido un “no” eso era, vuelve a leer desde el fragmento que considera más pertinente mientras se jala la camisa del pecho “y se le ocurre que lo mejor será meter el otro brazo en la otra mano manga” se acomodo en la silla y se acerca al escritorio, eso no tiene sentido y vuelve a leer “y se le ocurre que lo mejor será meter el otro brazo en la otra manga” carajo no podía ni siquiera leer bien mas de 4 renglones pensaba,  sentía que el texto estaba mal escrito, o con un juego de palabras, el verbo antes que la acción o alguna cosa de esas de la gramática, volvía a ver el abanico y a escuchar su sonido mientras alzaba la vista y se arrojaba aire para quitarse el pelo de la cara, vuelve a leer “podría (¡NO!) parece… parecería que no…” volvía a equivocarse pero termino la primera pagina, vio la hoja completa y se sintió un idiota al ver que no eran más de 30 líneas y no pudo leerlas de corrido, había algo en este texto que constantemente hacia que se trabara, hojeo para saber cuántas hojas le restaban para que acabara el cuento, uno…dos…tres…cuatro…(se jalo la camisa del cuello)…cinco… cinco hojas y terminaba el segundo cuento del libro, se quito el pelo de la cara con la mano derecha y volvió a la lectura, más concentrado estaba leyendo bien, no se trababa, ni agregaba ninguna palabra, mientras leía, pensó que no se estaba trabando que estaba  leyendo bien hasta que en la frase cometió un nuevo error “agachar la cabeza para calarza…” ¡CALZARLA! Se grito y repitió la palabra ¡calzarla! Carajo y siguió con la lectura, pero esta vez en voz alta, quiere escucharse, haber si así puede leer sin ningún error,   y así empieza, una buena lectura, sin cometer errores, a avanzado la tercera parte de la pagina y  trata de escucharse, empieza a hacerlo y con ello empieza a leer lento, con pausas innecesarias, agregando comas, no entiende lo que leyó, y vuelve a repetirlo más fuerte, continua así hasta llegar al final de la pagina con un error “siga apresado con la manga…” “siga apresada en la manga” y mas que error era duda, no estaba comprendiendo la lectura de tantas trabas, con el pie giro un poco el abanico para que le diera de golpe el aire en la cara, las aspas golpeaban la superficie que las cubrían y sonaba aun mas fuerte el sonido molesto del ventilador, el calor se sentía en la piel, olvido la idea del calor y siguió leyendo, la tercera página, leía en voz alta algunas partes y otras en silencio, cambiaba un “puede” por un “pueda” unas pausas torpes pero leía bien y su mente ya trabajaba con las imágenes que recreaban lo que estaba leyendo, estaba entendiendo ya que podía llevarlo a las imágenes en su mente, como sucedía la acción del cuento…
“la boca mojada, los agujeros de la nariz, la lana de las mejillas” ¡CARAJO! ¡qué mierda! ¿!La lana de las mejillas!? Es “le gana las mejillas” como, ¿de dónde sacas estas palabras? se preguntaba mientras interrumpió la lectura, recargado en la silla, sintió el viento del abanico en su cara moviendo su pelo de la frente, se acomodo los lentes y acerco el libro y busco donde se había quedado, en que parte del la hoja del cuento, se da cuenta que se a quedado casi exactamente en la mitad de la pagina, con una risa se burla de sí mismo, ante el lamentable espectáculo que estaba actuando, vuelve a reírse, y comienza a leer desde donde se quedo, en su mente sin alzar la voz, moviendo figurativamente los labios siguiendo con los ojos la lectura…
 “lo malo es que aunque lo malo palma..palpa” parecía que se había desconectado por un breve momento, volvió a leer “lo malo es que aunque la mano palpa” pensó en lo primero que había leído y no tenía sentido, observo cómo había leído más de diez líneas, las conto una por una poniendo el dedo sobre cada línea de la hoja y no recordaba nada de ninguna de ellas, sorprendido se encontraba, no entendía que estaba ocurriendo, se jalo la camisa de ambos extremos, de los hombros, sentía que ya era parte de su piel, el abanico giraba y le volvía a pegar la camisa a la piel, el  jalo de golpe la camisa de su cuerpo y movió el abanico hacia atrás, vuelve a la mitad de la pagina a leer esas más de diez líneas que no recordaba “ÿ todo eso lo va llenando de ansiedad y quisiera terminar…” y se echa a reír mientras con los pies se arrastraba con la silla hacia atrás  ¡y si eh! Se dice así mismo y se vuelve a reír, sigue leyendo, comprende ahora si las más de diez líneas y termina toda la hoja, rápidamente le da la vuelta y con el mismo ritmo quiere terminar la otra y lo hace, a excepción de unas cuantas pausas torpes, termina la hoja de una sola lectura, sin errores que haya podido percibir, logro imaginar la situación que describían, paso su mano por el pelo, el calor era cada vez más notable, el abanico con su nefasto ruido giraba de un lado a otro, trataba de seguir con el mismo ritmo en la lectura, faltaban ya dos hojas, llevaba como cuatro líneas cuando dejo de leer, no podía creerlo no podía leer dos hojas seguidas, sin cometer un error, no lo podía creer un poco desesperado, pues la lectura se le estaba complicando, y no sabía porque,  “y por eso con la manga derecha” ¡NO! ¡NO! “y para eso con la mano derecha” ¡carajo!,  continuaba leyendo y se complicaba “en menos de que vez de ayudarla porque de golpe le duele la manga” se levanto la camisa con una mano se sentía en la piel el calor insoportable que el abanico no lograba mitigar, casi pierde la pagina pues el dedo gordo quedo como único separador, se movió el pelo de un lado a otro rápidamente, el calor, el calor…. Después de un rato de estar más tranquilo por el calor y tras quedarse un momento frente al abanico continuo con la lectura pero antes se movió de la silla, se jalo la camisa en varias partes, de los hombros, luego del pecho, seguido del lado derecho, volvió a pasarse la mano por el pelo y acomodarse en la silla, continuo leyendo, lee un poco mejor, se imagina los movimientos del personaje con la lucha que tiene con el pulóver, se traba pero corrige rápidamente un “por” por un “para” algún “que” de mas o un “la, le” al final de la hoja se volvió a equivocar “y hacía falta que la mano le yedera en vez de trepar o logar inulitaria…” volvió a leer y a corregirse sin comprender tanto error, no sabía el por qué, terminaba y rápidamente le daba la vuelta a la hoja y leía la ultima, no sin antes equivocarse en la primera línea “arañándose y pellizcándose” ¡carajo! ¡su puta madre! A-R-A-Ñ-A-N-D-O-L-O  ¿entiendes? P-E-L-L-I-S-C-A-N-D-O-L-O!!!! Siguió leyendo “porque todos`(se trabo trato de corregir) por que todo…(volvía a trabarse, suspiro y lentamente leyó) por que toda su voluntad acababa en la mano izquierda, quizá ha caído de rodillas…” leía una y otra vez una línea, no estaba comprendiendo nada, con esfuerzo y tras una segunda lectura lo comprendía, sabía lo que le pasaba al sujeto del cuento, “de la baba azul de la lana de adentro” ¿baba? Si baba, y escucho el sonido nefasto del abanico y volvía a leer esa línea y luego seguía leyendo lo que continuaba, alzando la voz fuertemente, ya eran las últimas líneas del cuento… termino el cuento sabe que lo termino pero vuelve a leer la mitad de la hoja, no da pie a que su cerebro genere algo, vuelve a leer, ojos… ojos… manos… carajo y sigue leyendo mientras piensa cuantas veces la palabra “ojos” esta escrita…
“un aire fragoso” ¡NO! “un aire fragoroso que lo envuelva y lo acompañe y lo acaricie y doce pisos…” y escucha el ruido taladrante del abanico que gira y gira, y el calor, el calor, vuelve a recordar las últimas palabras del cuento “y doce pisos” y recuerda el titulo del cuento, y la ropa pegada a su piel, y la mala y torpe lectura, el sudor en la frente, la silla y el calor, y en su mente empieza a revolverse generando una imagen… ¡Aquí debe culparse a alguien! Es necesario culpar a alguien: al autor o al editor o al lector o al abanico o al calor… pero a alguien se debe culpar… 

Isaac Contreras

Escritura y Locura 18/07/2012

"Querer ser un escritor no es optar por una profesión sino un acto de locura
Mario Vargas Llosa
Libro: historia secreta de una novela



Cómo puede el cuerdo llegar a saber lo que realmente se siente cuando esta loco?
Aldous Huxley
Libro: Las puertas de la percepción
"Tengo un primo loco –él se llama así mismo bipolar- que hace algunos días, en una reunión de familia, se sintió en la necesidad de aclararnos: Yo, antes que el bipolar, soy un ser humano. Me asombro su seguridad en saberse dueño de su certeza. Como podría yo decir que antes que leer soy alguien, si leer es lo único que me hace feliz a mí mismo. Lo único que eh sido y soy es esta loca pasión por leer. Leo. Es raro decirlo así, haber encontrado una forma tan pomposa y categórica de decir algo tan simple con un lugar común: Leo, luego existo.
No estoy pretendiendo ostentarme en la personificación de la actividad que realizo, ni decir que mi ocupación me define."
Rosa Beltran
Libro: Efectos Secundarios
"El miedo a la locura es la ultima barrera que debes vencer. Las mentes heridas son infinitamente mejores que las sanas, una mente atormentada es creativa"
Elena Poniatowska
Libro: Leonora
"escribo para transformar lo perceptible. Escribo para entonar el sufrimiento. Pero también escribo para hacer menos incomodo y grosero este sillón de hospital para ser un hombre habitable (aunque sea por fantasmas) […] Mientras pueda teclear podre darle forma a lo que desconozco"
Julian Herbert
Libro: Cancion de tumba
¿Sabes por que la gente al final te escucha ? Por que ya se canso de ignorarte, de hacerte menos, de reírse de ti, y en todo ese transcurso no te moviste un metro de donde estabas. Probaste que tu fe tenia mas fuerza, o por lo menos era mas resistente que su jodido miedo
Xavier Velasco
Libro: Puedo explicarlo todo
  
  

domingo, 15 de julio de 2012

A.M.O.R. [28] ... (FRAGMENTOS XXXV...)



Amor insobornable, devoto e indefenso. Amor sin cuerpo, ni esperanza, ni plan. Amor a solas siempre, y en silencio. Amor que se alimenta de sí mismo y encuentra coincidencias en la primera historia de amor que se le cruza. Amor desestimado y hasta cómico para cualquier adulto que atine a descubrirlo. Amor tierno que nada entiende de ternura porque se mira grave, cuando no trágico. Amor a todas luces imposible y no obstante resulto a respirar. Amor entre rendijas; clandestino, tenaz, escurridizo. Amor que se propone sobrevivir al tiempo y a la distancia para cruzar un día, victorioso, el umbral de la mayoría de edad y demostrarse así capaz de cualquier cosa. Amor que da vergüenza y orgullo al propio tiempo. Amor sin restricciones de la imaginación, dueño de alas tan anchas que apenas caben dentro de los sueños. Amor al otro lado de la barda, extranjero ante todos, minoría aplastante. Amor que se encarama en la cabeza y nos tapa los ojos con la vena tiránica de un redentor metido a lazarillo. Amor que imita todo cuanto cree que pueda parecerse al amor verdadero, pues se teme ilegítimo y se quiere infinito. Amor que nos perturba si buscamos la calma y nos calma si estamos perturbados. Amor sin nombre que de noche nos nombra y de día se esconde tras la sonrisa ingenua de quien cree haber dejado atrás la ingenuidad tan sólo porque aprendió a fingirla. Amor cobarde que se quiere valiente y está dispuesto a todo menos a revelarse a quien ama. Amor que llora a solas y en secreto, que antepone el secreto a sus demás apremios y pospone la vida por continuar en secreto. Amor que abre la boca cuando se ha hecho muy tarde y sólo queda espacio para añoranza. Amor que fue añoranza desde la hora misma de su alumbramiento, y hacia allá se dirige irremisible. Amor siempre rendido, caído del cielo al limbo por obra y graca de una deidad distante que nos entrega así, sin manual de instrucciones ni mucho menos póliza de garantía. Amor desobediente. Amor mandón.. Amor de nadie más. Amor de mis entrañas. Amor mío, suyo en la sombra....

Xavier Velasco // Libro: Puedo explicarlo todo

viernes, 6 de julio de 2012

1 POEMA "Cosas (im)posibles"

"Cosas (im)posibles"

anda rompe las cadenas
las que el hombre del sombrero
te ha puesto

anda rompe las cadenas
para que puedas escapar
de esta jaula

anda rompe esa puerta
escapa de la jaula
corre huye del
hombre del sombrero

anda escapa del castillo
encuentra una salida
o estarás perdido

anda huye de los guardias
que te persiguen
no te canses, te alcanzan

anda huye del destino
que te tiene algo
prescrito

Isaac Contreras